Cómo usar una mascarilla médica y como usarla

Las infecciones virales se transmiten predominantemente por contacto y por vía de gotas en el aire. Las mascarillas médicas de protección están diseñadas para contener la propagación de enfermedades infecciosas en el aire. Las estadísticas muestran que son un medio eficaz para prevenir las epidemias: ayudan a las personas sanas a protegerse de la infección y a las que se enferman a no infectar a otras. Pero para que la protección sea más efectiva, hay que saber usar la máscara correctamente y seguir las reglas de su uso.

En este artículo hablaremos de los matices básicos del uso de las mascarillas médicas, daremos recomendaciones sobre cómo usarlas, quitarlas y eliminarlas correctamente. Esperamos que esta información le sea útil y le ayude a usted y a su familia a mantenerse sanos.

¿Cuándo deberíamos usar la mascarilla?

Deberías usar una máscara médica protectora:

  • Cuando tú mismo estás enfermo, para no poner en peligro a los demás;
  • Cuando se cuida a una persona que es portadora de una enfermedad infecciosa transmitida por el aire;
    cuando la situación epidemiológica es desfavorable (epidemia de gripe, pandemia).

Para las personas que están enfermas, la máscara es un accesorio obligatorio. Como prevención, es especialmente necesario para las personas con inmunidad reducida (contra enfermedades crónicas, oncología, etc.) y los niños.

¿Cómo me pongo una mascarilla?

Los virus y las bacterias se transmiten de persona a persona. La mayor probabilidad de infección se da en los lugares públicos (lugares de gran afluencia de gente o visitados activamente por la gente), así como en el contacto directo con los que se enferman en el hospital, en el hogar, cuando uno de los miembros de la familia está enfermo. En el exterior, la probabilidad de infección es mínima, pero si viaja en transporte público, visita a un pariente infectado, debe usar una máscara médica.

Reglas para usar una máscara protectora:

  • Antes de ponerse un accesorio, lávese bien las manos con jabón o desinféctese con un antiséptico;
    tomar la máscara de tal manera que los lazos de sujeción estén fuera;
    ponte el accesorio en la cara, asegurándote de que la máscara te cubra bien la barbilla, la nariz y la boca;
  • Fijar el producto a la nariz con una plancha flexible cosida en el borde superior de la máscara y asegurarse de que la fijación no cause molestias;
    enderezar la máscara en la zona de la barbilla;
  • Fijar el producto en la cabeza. La máscara desechable sobre bisagras elásticas se sujeta simplemente – dependiendo del método de sujeción – bandas elásticas se colocan en las orejas o se pasan por la cabeza, dejando un lazo en el cuello y el segundo – en la parte superior del cuello. La máscara de gasa también se fija en el cuello y en la zona del occipucio. Las bandas de gasa están atadas con suficiente fuerza, pero asegúrese de que la tensión del material no sea fuerte, de lo contrario las bandas se frotarán.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *